Ventajas de dejar de fumar
  • Mejora el bienestar físico, mental y emocional
  • Se recuperan los sentidos del gusto y el olfato
  • Se ahorra una enorme cantidad de recursos económicos
  • Se recupera el apetito y la potencia sexual
  • Mejora la higiene y presencia personal
  • Libera de tener que salir cada poco tiempo para suministrarse una dosis
  • Libera de guardar una reserva de tabaco para las “emergencias”
  • Alarga sustancialmente la vida
  • Te ayudamos a dejar de fumar con láser en nuestras clínicas.

El procedimiento con láser infrarrojo de baja densidad para dejar de fumar se diferencia de otros métodos convencionales por:

  • Ser un tratamiento indoloro
  • No producir síndrome de abstinencia o “mono”
  • Se logra en tan sólo 3 sesiones
  • No tiene contraindicaciones ni efectos secundarios
Garantías y financiación

Este tratamiento lo efectuamos con garantía por escrito de UN AÑO, además se realiza una sesión de seguimiento GRATUITA en uno de nuestros centros.
Ofrecemos así mismo, la posibilidad de financiación personal para acomodarnos a las posibilidades de cada paciente (nos adaptarnos a los tiempos que corren).

¿Cómo es la adicción al tabaco?

La adicción al tabaco es una de las adicciones más fuertes que existen, el tabaco es realmente una droga dura. esto se debe a la rápida respuesta que exprimenta el organismo ante la presencia de nicotina.
En concreto tarda solamente 7 segundos en llegar de la boca al cerebro, atacándolo y desencadenando una larga serie de consecuencias perniciosas.
La adicción viene dada por el círculo vicioso que se establece al iniciarnos en el hábito de fumar.
Quimicamente, la nicotina es una molécula cuyos terminales se parecen mucho a la dopamina, haciendo que los neuroreptores de esta endorfina natural sean sensibles a la nicotina, y por tanto el sistema nervioso confunde a la hormona del placer con la neurotoxina del tabaco.

Esta confusión bioquímica provocada por la nicotina hace que a su vez se segreguen en el torrente nervioso distintos tipos de otras endorfinas con el fin de tratar de paliar, calmar y reparar el daño que ha provocado el consumo de tabaco, que no es otra cosa que un consabido veneno natural.
La nicotina, al actuar como depresor el sistema nervioso central, inhibe numerosas funciones causando alteraciones en las facultades psicológicas y motrices, produciendo errores de interpretación que confunden al fumador del tipo “me gusta”, “me relaja”, “me acompaña”, “me llena”, etc.
La respuesta neuronal y fisiológica a la nicotina es, como dijimos antes, casi inmediata (7 segundos), pero permanece en nuestro organismo en niveles que hacen suplantar y segregar endorfinas por un tiempo de unos veinte minutos, trancurridos los cuales se entra en un estado de abstinencia o “mono”.
El llamado síndrome de abstinencia se caracteriza por nerviosismo, ansiedad, frustración, inquietud, irritabilidad, y una sensación muy parecida al apetito la cual es responsable de que muchas personas que dejan de fumar engorden unos kilos.
Para calmar esta situación química que el fumador se provica a sí mismo, nuestro organismo vuelve a demandar más nicotina que el cerebro confundirá con endorfinas naturales del placer, y la segregación de otras que reclama legítimamente para sofocar los daños detectados, entonces la víctima vuelve a fumar, y así sucesivamente. Ya es adicto.

NUESTRO MÉTODO PARA DEJAR DE FUMAR

Dado que el principal escollo con el que nos vamos a encontrar para liberarnos de la adicción física y psicológica al tabaco, va a ser el llamado síndrome de abstinencia que vamos a provocar cada vez que apagamos un cigarrillo al cabo de 20 minutos, el objetivo que hemos de perseguir es precisamente la eliminación de dicho “simio”.

Nuestra técnica no se basa en seguir aportando al organismo más nicotina mediante parches, chicles ó caramelos, ni tampoco en el aporte de sustancias químicas sintéticas, ni la manipulación de nuestra mente por mecanismos desconocidos.
La técnica del Pr. francisco Pericas se basa en la aplicación de un tipo de láser de baja frecuencia (infrarrojos) a travé de un diodo de baja densidad.
Se trata de la termo-estimulación de unos puntos muy concretos y muy bien localizados, donde se encuentran los centros o nudos nerviosos en los cuales confluyen las terminaciones nerviosas asociadas a los órganos y los centros psico-emocionales, provocando en ellos que nuestro organismo genere aquellas hormonas neurotransmisoras que eran aportadas artificialmente o suplantadas por la nicotina.

La generación en este caso de las auténticas endorfinas que el organismo reconoce como beneficiosas, reparadoras y placenteras, son de esta manera generadas y depositadas en los neuroreceptores correspondientes en cantidad suficiente para poder hacer frente al fantasma del “mono” sin miedos ni ansiedades, ya que estamos sedando precisamente los centros de adicción al tabaco y anulando todos esos síntomas nerviosismo, frustración, inquietud, e irritabilidad, que hacen del tabaco una droga tan difícil de superar por cualquier otro medio.

Ayuda, terapias y tratamientos personalizados en nuestras clínicas y centros de Gijón, Oviedo, Avilés y Langreo.